by

QUÉ ES LA DEGLUCIÓN ATÍPICA Y POR QUÉ ESTÁ RELACIONADA CON LAS MALOCLUSIONES DENTALES

Durante nuestros primeros años de vida nuestra manera de deglutir (tragar) es diferente a la que se hace cuando somos adultos. Cuando esta manera infantil de tragar perdura en la edad adulta a eso se le llama deglución atípica.

La deglución atípica se produce cuando se realiza un movimiento inadecuado con la lengua y/o otras estructuras que participan en la deglución.

¿PERO CÓMO INFLUYE ESTO EN NUESTRA OCLUSIÓN?

La lengua es un músculo que puede llegar a ejercer mucha fuerza sobre nuestros dientes si no la colocamos en el lugar adecuado, cuando tragamos y colocamos la lengua apoyada en nuestros dientes o entre medias de éstos, se ejerce una presión muy fuerte sobre ellos, la cual hace que nuestros dientes queden inclinados hacia fuera si este hábito se prolonga en el tiempo.

Teniendo en cuenta que podemos llegar a tragar saliva entre 600 y 1000 veces diarias, aparte de la deglución de alimentos líquidos y sólidos, esto hará que se produzcan maloclusiones (la unión entre los dientes superiores e inferiores es mala y la arcada superior no encaja con la inferior.)

Esta mala deglución puede llegar a “descolocar” de nuevo los dientes después de un tratamiento de ortodoncia o hacer que la ortodoncia no dé resultados satisfactorios, por lo que siempre que haya deglución atípica es necesario corregirla para que los tratamientos ortodónticos tengan éxito.

¿CÓMO SABER SI ESTAMOS TRAGANDO CORRECTAMENTE?

  En la deglución de un adulto:

  • Después de masticar, el alimento se coloca entre la lengua y el paladar.
  •   La lengua está situada en el paladar detrás de los incisivos superiores.
  •   Dientes y labios están en contacto.
  •   La lengua realiza un movimiento ondulatorio de adelante atrás que dirige el

    alimento al fondo de la boca.

    En la deglución atípica:                                  

  • Se interpone la lengua entre los dientes superiores e inferiores ejerciendo presión hacia adelante o hacia los lados.
  • Se  interpone el labio inferior entre los dientes superiores e inferiores.
  • N  no puede tragar con los labios entre abiertos.
  • Tendencia a respirar por la boca.
  • Movimientos de cabeza durante la deglución, normalmente moviendo la cabeza hacia atrás.
  • Ruidos al tragar

    ¿CÓMO CORREGIR ESTO?

    La terapia miofuncional se encarga de prevenir, diagnosticar y corregir estos hábitos entre otros, mediante ejercicios antes y durante un tratamiento de ortodoncia para restablecer el equilibrio muscular.

    Recuerda acudir a tu odontólogo o higienista en caso de dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *