by

Sarro del nadador, ¿Cuál es su origen y cómo prevenirlo?

Según un estudio realizado por Arana Ochoa (2004) la natación es un deporte que aporta muchos beneficios a nivel físico y mental, pero hay que tener en cuenta que para nuestra salud bucodental puede tener algunos inconvenientes, sobretodo si se practica durante al menos 6 horas a la semana.

Este tipo de sarro sólo suele producirse en nadadores de alto rendimiento, por ello no hay que alarmarse si se practica unas pocos horas a la semana.

Su coloración es de un tono marrón – amarillento, y si no es eliminado, puede dar lugar a enfermedades periodontales, tales como gingivitis o periodontitis.

¿Por qué este tipo de sarro se produce en medio acuático?

Este sarro, a diferencia del sarro clásico, formado principalmente por: fosfato cálcico, carbonato cálcico y fosfato de magnesio, es más rico en componentes orgánicos y su formación está relacionado con la intensidad del ritmo de entrenamiento y otra serie de parámetros cómo son:

Factores propios del deportista:

  • El Ph de la saliva, que lo normal es que se encuentre entre un 5,75-6,75, situándose un Ph crítico por debajo de 4,5-5.
  • El efecto tampón de la saliva, que se define como el sistema fisiológico que impide cambios en la concentración de otra sustancia química y tiende a mantener las constantes , si se toman referencias antes y después del entrenamiento y el poder tampón se encuentra elevado, es constatable una menor variación del Ph salival.
  • Flujo salival, hay un aumento mayor entre los deportistas con sarro del nadador y aún más evidente después del ejercicio.
  • Boca seca, aunque este ejercicio se practique en medio acuático, el nivel de exigencia y esfuerzos son muy altos, y esto hace que la sensación de boca seca después de realizar el ejercicio sea similar al de cualquier otra disciplina deportiva.

Factores medioambientales:

  • Tratamiento del agua de la piscina, dependiendo del tratamiento que se realice provocará mayor producción de éste tipo de sarro. Se ha constatado que los niveles más altos se dan en piscinas tratadas con cloro más ozono, y dónde menos en las tratadas sólo con cloro.
  • Temperatura del exterior.
  • Temperatura media horaria del agua.

El sarro del nadador aparte del efecto estético, puede  constituir  un signo de alarma ante una posible patología periodontal.

Para prevenir estas posibles patologías se recomienda:

  • Acudir a revisiones odontológicas para  valorar y llevar  a cabo un tratamiento de profilaxis.
  • Descartar que la tinción sea producida por otras causas ajenas al agua de la piscina, como puedan ser tabaquismo, bebidas con taninos, colutorios, etc…
  • Evaluar la fisiología salival y según su Ph de alcalinidad, ver la conveniencia o no del uso de algún colutorio.Referencia:
    Arana Ochoa, J.J (2004). El tártaro de los nadadores. Arch. med. deporte, XXI (104), 553-557.

    Beatriz Díaz García.

    Col. n° 282892

    Comisión de Prevención y Salud Oral.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *