by

Manejo clínico del paciente con ansiedad dental.

En la actualidad, la ansiedad dental es un problema común que puede suponer todo un desafío a la hora de realizar un tratamiento en la consulta dental. Es posible encontrarla en un amplio perfil de pacientes, tanto en niños como en adultos. Por el tipo de tratamiento que realizamos como higienistas dentales, solemos tener contacto muy cercano con el paciente, por ello es importante disponer de las herramientas suficientes para ser capaces de abordar el tratamiento en el paciente con ansiedad dental.

 

Con este artículo se espera concienciar sobre el manejo de los pacientes que padecen ansiedad dental, puesto que la evasión de tratamiento odontológico tiene demasiadas consecuencias que afectan tanto al funcionamiento de la clínica como a la salud dental del paciente.

La ansiedad o el miedo comienzan a ser un problema cuando dejan de cumplir su cometido biológico de respuesta de protección frente un estímulo que puede dañarnos puntualmente. En ese momento, empieza a ser patológico y no saludable y se genera un sufrimiento en las personas que lo padecen. (Amaíz y Flores, 2016)

Se puede definir la ansiedad dental como un estado emocional de animadversión o desasosiego en anticipación del temido estímulo del tratamiento dental. (Nieto, Salazar, Rubio, Espinosa y Garcia, 2019)

Los factores más comunes que desarrollan la ansiedad dental entre los pacientes son los siguientes:

Factores psicológicos Factores Físicos o Ambientales
El temor al dolor, sangre o heridas. Diseño inadecuado de la consulta.
Experiencias dentales traumáticas pasadas, particularmente en la infancia. Uniformes de los profesionales.
La influencia de familiares u otras personas con ansiedad dental que condicionan su experiencia previa Instrumental.
Características psicológicas del paciente. Actitud negativa por parte del equipo profesional.

*Cuadro 1. Factores causantes de la ansiedad dental. (Tomado y adaptado de Hmud y Walsh, (2009) y Bartolomé, Torres, Méndez y Almenara (2019))

Para poder predecir qué situaciones van a resultar más incomodas para el paciente con ansiedad dental, se deben conocer los procedimientos que más ansiedad dental producen al paciente. Entre ellos destacamos:

  • Exodoncias
  • Tratamientos del canal radicular.
  • Raspados radiculares y tartrectomia.
  • Preparación de coronas y obturaciones.
  • Procedimientos que impliquen “pinchazo” (estudios periodontales, anestesia dental…)
  • Procedimientos que producen sensación de ahogamiento

Al observar los procedimientos descritos, y reconocer entre ellos algunas de nuestras funciones, reforzamos la necesidad de entender la ansiedad dental, para brindar al paciente la mejor atención posible.

Para identificar al paciente con ansiedad dental en la clínica es importante, reconocer las conductas que suelen mostrar estos pacientes, tanto en el área de espera, como en la consulta y qué grado de ansiedad dental padecen. Esto es importante, ya que se debe decidir si con las herramientas de las que disponemos en consulta vamos a ser capaces de tratarle o si será necesario derivarle a un psicólogo que le ayude a tratar su ansiedad, previo al tratamiento o durante el tratamiento.

Para identificar el tipo de ansiedad que padece del paciente podemos guiarnos a partir de la siguiente clasificación:

TIPO DE ANSIEDAD GRADO DE ANSIEDAD ACTIDUD DEL PACIENTE EN LA CONSULTA
Adaptativa Leve o baja El paciente mantiene la calma a pesar de su ansiedad. Solo encontraremos una ligera dificultad para la realización del examen inicial, el diagnóstico o el tratamiento odontológico.
Media / Alta: Moderada Actitud recelosa y agitación psicomotriz por parte del paciente. Observaremos signos y síntomas de deterioro psico-funcional, que empiezan a dificultar el diagnóstico y obliga al cambio de rutina del operador.
Incapacitante o bloqueante: Severa / Alta El paciente muestra miedo y temor intenso. Los signos y síntomas que encontramos en el paciente impiden la realización del examen, diagnóstico o tratamiento odontológico, forzando la suspensión de la cita.

*Cuadro 2. Tipos de ansiedad. (Tomado y adaptado de Mediavilla (2013) y Amaíz y Flores (2016))

Cuando un paciente llega a la consulta por primera vez, suele avisar rápidamente de que tiene “miedo a los dentistas” o expresa su disgusto por esta allí. De todas formas, el equipo dental, haciendo un trabajo en conjunto, puede identificar qué grado de ansiedad aproximado padece el paciente, observando algunos de los criterios conductuales más comunes en el paciente con ansiedad dental que describiremos a continuación:

Área de espera: Área de consulta:
Preguntas frecuentes sobre el uso de inyecciones o sedación Rigidez muscular.
Plática agitada con otras personas en espera. Juego con objetos.
Historial de citas canceladas para tratamientos rutinarios. Aumento de sudoración.
Disminución de la temperatura corporal y aumento de la sudoración. Baja cooperación.
Al paciente le cuesta mucho estar sentada en su asiento. Respuestas cortas.

*Cuadro 3. Criterios conductuales más comunes. (Tomado y adaptado Amaíz y flores (2016)

Después de haber identificado al paciente con ansiedad dental, es conveniente poner en funcionamiento una serie de herramientas que faciliten su atención clínica. Entre ellas destacamos como más importantes:

  • Dar suficiente tiempo para la cita dental y no hacer esperar al paciente.
  • Buena comunicación entre el operador y el paciente. (ser amistoso, dar apoyo moral, prevenir del dolor, trabajar eficientemente, explicar con calma el tratamiento…) para disminuir la sensación de pérdida de control.
  • Introducir métodos de relajamiento que permiten la distensión muscular y psíquica del paciente.
  • La distracción, que pretende manejar el estrés y el dolor del procedimiento clínico, a partir de focalizar la atención en otro estímulo, por ejemplo, la música.
  • En pacientes en los que la ansiedad es elevada o las técnicas anteriores no son suficientes, utilización de sedación o fármacos, que deberá recetar el odontólogo.

La ansiedad es un trastorno complejo y multifactorial que puede implicar el deterioro de la salud bucodental de los pacientes que la padecen.

En la mayoría de los casos, como higienistas dentales, es muy importante que tengamos las suficientes herramientas y habilidades emocionales para ofrecer la mejor atención posible, tanto para el paciente que acude por primera vez a la consulta para evitar traumas psicológicos futuros, como para comunicar al paciente habitual la importancia de hacer los mantenimientos periodontales y las revisiones de manera regular.

Cuando los pacientes se sienten apoyados y entendidos suelen poner más de su parte y no tienen problema en probar cualquier técnica o herramienta que les propongamos para facilitar su tratamiento. Una vez que el paciente confía en nosotros, es más sencillo que entiendan la importancia tanto del tratamiento como de la prevención y el mantenimiento para conservar su salud bucal.

Referencias bibliográficas:

 

Isabel Silvestre Gandía. Comisión de pacientes con necesidades especiales.

Higienista Dental.

Nº de colegiado: 281504

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *