by

CÓMO AFRONTAR MIS PRIMERAS RECOMENDACIONES COMO HIGIENISTA

¿A que higienista no le ha preguntado un paciente, “¿y tú, que pasta de dientes me recomiendas?”. Existen multitud de marcas y casas comerciales, pero no debemos centrarnos en las marcas sino esforzarnos en conocer la composición, ¿qué agentes llevan y para qué sirven?

Para decidir que recomendar, observemos el estado bucodental de nuestro paciente y planteemos cuál es su necesidad.

Paciente con tendencia a la caries:

A este paciente solemos recomendarle pasta con contenido en flúor. El flúor se une al calcio del diente y dificulta así la adherencia bacteriana, es por tanto antibacteriano, trastorna la fermentación bacteriana de los azúcares y, en definitiva, cambia la estructura del esmalte dental a través de la formación de fluorapatita lo que le aporta al esmalte más dureza y defensa ante los ácidos.

 

Suele aparecer en las pastas como fluoruro de sodio, flúor de amina o fluoruro de estaño. El fluoruro de sodio está presente en el agua potable, pero en esta no debe ser más de 1 ppm para que nos ayude a prevenir la caries dental y no resulte tóxico.  En los últimos años han surgido algunas investigaciones que muestran algunos peligros de la exposición crónica al fluoruro de sodio, pero aún son necesarios más estudios para confirmar estos hallazgos.

Otro gran anticaries es el xylitol que además favorece la salivación y humectación de la boca. El xilitol también lo contienen algunos chicles y puede ser una favorable recomendación, como recurso, para aquellos pacientes que por cuestiones personales o laborales no puedan cepillarse los dientes después de cada una de las comidas. Es una manera de neutralizar el pH de la saliva hasta que lleguen a casa y puedan cepillarse correctamente.

Pacientes con una boca saludable:

Estos pacientes acuden a su profilaxis cuando les corresponde y mantienen un buen estado de salud dental. En principio se pueden mantener con cualquier pasta.

Pacientes periodontales en fase inicial del tratamiento:

Les podemos recomendar clorhexidina. La clorhexidina, ha demostrado una eficacia magnifica al inhibir la formación de la placa bacteriana en los tejidos epiteliales que cubren superficialmente el interior de la boca, la lengua y órganos dentarios. Tiene el inconveniente que puede teñir la mucosa oral y los dientes con manchas extrínsecas, especialmente en un uso prolongado. En pacientes que acuden para raspados y alisados radiculares se les suele pautar en colutorio al 0,12% durante 7 días y si es necesario, eliminar las manchas postratamiento mediante profilaxis.

 

Paciente con periodontitis en fase de mantenimiento y pacientes con gingivitis:

Le podemos recomendar alguna pasta orientada al cuidado de las encías con contenido en cloruro de cetílpiridinio (CPC) que algunas pastas combinan con lactato de zinc que inhibe y reduce el sangrado gingival y potencia el efecto antiséptico del CPC. También les podemos recomendar pastas con citrato de zinc o triclosán que tienen función antiplaca, son efectivos para hacer frente al control del biofilm. El triclosán también es antibacteriano y antimicrobiano, su uso regular evita halitosis y protege a los dientes de la proliferación de bacterias en surcos y fosas oclusales. Su uso se ha convertido en un debate, pues hay estudios en ratas que han demostrado que es cancerígeno, pero aún no hay evidencia científica que demuestre, que en humanos pueda provocar cáncer de la mucosa oral, por su uso bucal.

El CPC es un excelente agente antiplaca. Recientemente muy nombrado en odontología pues se prevé que tiene eficacia contra el virus SARS-CoV-2 y sus posibles variantes porque funciona como un virucida actuando sobre la membrana de los virus. Rompe las membranas evitando la posible infección. Actualmente se está intentando averiguar si se puede frenar los contagios a través de su uso.

Otro componente que podemos elegir para estos pacientes es el fluoruro de estaño, que actúa inhibiendo la adhesión del S. mutans responsable de la formación de la placa primaria.

Pacientes con halitosis:

Se les puede recomendar Cloruro de Cetilpiridinio como antiséptico con actividad antibacteriana que ayuda a disminuir las bacterias productoras de gases malolientes. El Lactato de Zinc que inactiva los gases malolientes consiguiendo que no se desprendan y que no produzcan efectos negativos en la cavidad bucal. De nuevo, el triclosán y el xilitol por su efecto humectante. A estos pacientes no se nos debe olvidar recomendar el uso diario de los limpiadores linguales. Estos agentes también pueden ser indicados para pacientes fumadores, especialmente los que no mantengan buena higiene dental en casa.

 

Pacientes con sensibilidad dental:

Les puede ir bien pastas con contenido en nitrato potásico. Es importante indicarles que se suele notar algo de mejoría a partir de la tercera semana y que es necesario utilizar siempre la misma pasta para que realmente sea efectiva.

El nitrato potásico actúa mediante la acumulación de iones de potasio, haciendo que los nervios tengan una menor respuesta a los estímulos potencialmente molestos. También existen barnices con contenido en nitrato potásico de aplicación en clínica

Paciente con tendencia a las aftas bucales:

Los agentes a recomendar en estos casos pueden ser:

Aloe vera: Es un excelente limpiador y antiséptico natural, penetra fácilmente en mucosas y en la piel. Actúa como analgésico. Tiene actividad bactericida y también destruye numerosos tipos de virus y hongos. Es anti-inflamatorio, anti-pruriginoso, acelera la curación e hidrata.

Ácido hialurónico: Es el agente hidratante más conocido. Tiene efecto barrera, protegiendo la zona dañada y favoreciendo su cicatrización.

Pantenol: Conocido también como provitamina B5 o dexapantenol, es un derivado de la vitamina B5 que, asociado al ácido hialurónico, acelera el proceso de curación posquirúrgico, al ayudar a reducir la inflamación de la zona afectada y a mejorar el proceso cicatrización.

Alantoína: Tiene efecto humectante, calmante, antiirritante y protector

Polivinil pirrolidona (PVP): Que es capaz de formar una película protectora que se adhiere a la úlcera proporcionando de forma mecánica una protección, al cubrir las terminaciones nerviosas que han quedado al descubierto con la aparición del afta. Esta protección hace que se reduzca sensiblemente el dolor, se promueve la curación, y contribuye a la cicatrización de la herida.

Ácido glicirretínico:  Viene de la planta del regaliz. Se utiliza tópicamente en las inflamaciones alérgicas o infecciosas de la piel y posee actividad anti-inflamatoria. Además, incrementa la penetración de otros componentes.

 

Pacientes con Xerostomía:

Estos pacientes cada vez son más frecuentes pues esto es un efecto que ha ido incrementándose con el uso prologado de las mascarillas y el estrés. Podemos recomendarles pastas que contengan sales minerales con vitamina E y aloe vera. A muchos de estos pacientes les es insuficiente con la pasta y podemos recomendarles el uso de humectantes en otras presentaciones como colutorios, espray y caramelos.

Pacientes ancianos, oncológicos o polimedicados:

Estos pacientes suelen padecer xerostomía, lesiones e infecciones, son frecuentes las ocasionadas por hongos, las recomendaciones en cuanto a pastas dentales son similares a las mencionadas para pacientes con xerostomía. Si identificamos infecciones por hongos debemos remitirle al odontólogo o al médico especialista que gestione el tratamiento de su enfermedad, para la receta y tratamiento necesario.

Pacientes en cuidados paliativos:

En fases finales, lo más cómodo para ellos y para sus cuidadores es un espray humectante, podemos enseñarles a humedecer una gasa y muy escurrida pasarla por la cavidad oral para ayudar a mejorar la sensación de boca seca.

 

Pacientes embarazadas:

Durante el embarazo se desencadena la respuesta inflamatoria de muchas zonas del organismo y también de las encías, estas se ven más afectadas si además presentan placa o cálculo, aunque este sea supragingival. Por ello, es importante recomendar a cualquier mujer que quiera quedarse embarazada una buena higiene dental, pueden utilizar una pasta más granulada con acción antiplaca y anticaries. Durante los primeros meses pueden encontrarse más revueltas y agradecerán una pasta con un sabor que les resulte agradable.

Si estás interesado en profundizar en la relación del embarazo con la enfermedad periodontal, te recomiendo el artículo de nuestra compañera Marta Estévez http://colegiohigienistasmadrid.org/blog/?p=971#comment-4222

 

Niños:

La mayoría de los odontopediatras recomiendan pastas fluoradas a partir de los 6 meses con 1000ppm de flúor. Es importante enseñar tanto a los niños como a los papas, la cantidad de pasta recomendada en cada cepillado.

Por supuesto, que no se nos vaya ningún paciente sin una buena explicación de técnicas de higiene con cepillo manual o eléctrico, su motivación en el uso de la limpieza interdental según su necesidad con seda dental o cepillos interdentales. Incluir en la higiene diaria el uso del limpiador lingual y el irrigador bucal. Todo, según su necesidad y destreza, pues cada vez, somos más los profesionales que trabajamos día a día personalizando al máximo nuestras recomendaciones.

 

Bibliografía:

Natalia de Castro

Higienista dental

Col.280794

Responsable comisión protocolos clínicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *