by

MANEJO DEL SINDROME DE SEPTO

Consiste en la impactación de alimentos entre un diente y el anterior o posterior.

CAUSAS

Contacto inadecuado entre los dientes, lo que origina que durante la masticación los dientes antagonistas empujen el alimento y lo “impacten” en el espacio interproximal.

¿Por qué se pierde el punto de contacto?:

  • Características anatómicas de los dientes que favorezcan puntos de contactos abiertos (diastemas).
  • Perdida de dientes, lo que favorece la mesialización de la pieza contigua pudiendo general un espacio interproximal favorecedor a la impactación de los alimentos.
  • Malposiciones
  • Caries interproximales.
  • Restauraciones defectuosas.

Los pacientes sienten molestias durante la masticación y la encía interproximal se inflama.

Esta molestia puede ser bastante persistente pudiendo llegar a causar dolor, es un dolor que se identifica como continuo e insidioso con una sensación de “presión”.

 

¿Qué solución tiene?

Identificar la causa que pueda provocar esta impactación e intentar solucionarla.

El tratamiento consiste en intentar conseguir un buen punto de contacto entre los dientes mediante, una obturación adecuada en el caso de caries, reemplazo de las restauraciones defectuosas cuando sea el caso, colocación de restauraciones que mejoren la forma dentaria, tratamientos de ortodoncia en casos de malposiciones.

 

Si no fuera posible conseguir  un punto de contacto adecuado, hay que instruir al paciente para la limpieza de los restos de alimentos que se acumulan, de ese modo evitar que se formen caries o problemas periodontales. La eliminación de estos restos debe hacerse mediante el empleo de seda dental o cepillo interproximales, nunca con palillos ya que su uso agrava el problema al lesionar la encía.

La instrucción y entrenamiento sobre como higienizar estos espacios es una tarea del Higienista dental, el cual debe conocer todas las posibles herramientas que pueden ser útiles a su paciente para el control de la impactacion de alimentos en estos espacios:

  • Seda dental, con cera o sin cera, sabiendo que la encerada tiene menor capacidad de arrastre pero que sin embargo puede ser mas cómoda de usar.
  • Cinta dental, que al ser mas ancha permite un mejor manejo y su múltiples filamentos se abren dando como resultado una estructura mas ancha de limpieza.
  • Irrigadores orales, enseña al paciente la adecuada inclinación y potencia que debe usar.
  • Cepillos interproximales, que son de diferentes diámetros y enseñaremos a nuestros pacientes a escoger el mas adecuado al espacio que tiene que higienizar.

Es muy importante diseñar de manera individualizada el uso y manejo de estas herramientas de higiene oral, adaptándolas siempre a las necesidades de cada paciente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *