by

Halitosis. Conócela un poco mejor.

Seguro que hemos tenido en consulta a más de un paciente que acude para preguntar por un problema de “mal olor de boca”, es lo que denominamos halitotisis, y la definimos como el olor desagradable que procede del aliento de una persona y que proviene de la boca, cavidad nasal, senos o faringe. Siendo la tercera causa de consulta odontología y que presenta una prevalencia de entre 22-50%.

La aparición de la halitosis de debe, principalmente, a la presencia de unos gases denominados compuestos sulfurados volátiles (CSV) en el aire expelido. Los tres compuestos sulfurados volátiles más importantes son:

  • El sulfuro de hidrogeno
  • El metilmercaptano
  • El dimetil de sulfuro

Los CSV son producto del metabolismo proteico de ciertas bacterias (principalmente anaerobias gram negativas), y la zona posterior del dorso lingual es la zona de mayor preferencia de este proceso, pero también hay otras zonas donde se puede producir como son las bolsas y pseudobolsas periodontales.

 

                            Ciclo del mal aliento. Tomado de Spielman, Bivona y Rifkin, 1999

Dependiendo de su origen podemos clasificar la halitosis en:

  1. Halitosis verdadera, el mal olor está realmente presenta y se puede medir y objetivar:
  • Halitosis fisiológica, se produce por la disminución del flujo de saliva en la cavidad oral durante el sueño o por alimentos. En situaciones de ayuno, estrés o hablar durante tiempos prolongados. El paciente tiene salud oral, y el origen del problema se encuentra en el cubrimiento lingual presente en la región dorso-posterior de la lengua. Hay una halitosis transitoria que aparece con la menstruación, consumo de tabaco y alcohol o determinados alimentos como ajo, cebolla o especies picantes, así como en algunas dietas estrictas con altos contenidos en proteína o ayunos prolongados.
  • Halitosis patológica, que podrá ser de origen oral o extraoral:

De origen oral:

  • Enfermedad crónica periodontal y gingivitis, se ha demostrado que existe una relación directa entre el grado de deterior de la salud gingival y el aumento de la concentración de CSV, por lo que a mayor concentración de biofilm acumulado mayor concentración de CSV. El 60 % de las halitosis de origen oral están relacionadas con las enfermedades de las encías (gingivitis/periodontitis).
  • Higiene oral deficiente.
  • Reconstrucciones dentales deterioradas.
  • Absceso dentario.
  • Estomatitis y glositis.
  • Enfermedades faríngeas víricas, bacterianas o fúngicas, ulceras.
  • Enfermedad amigdalar.

De origen extraoral:

  • Respiratorias: sinusitis, pólipos nasales, rinitis, tumores, cuerpo extraño, enfermedades respiratorias infecciosas.
  • Enfermedades digestivas: divertículo de Zenker, reflujo gastroesofágico…
  • Fármacos: anticolinérgicos, antineoplásicos, fenotiacidas, compuestos yodados, nitrato de amilo, dinitrato de isosorbide, antihipertensivos, anfetaminas, metronidazol, bifosfonatos, antihistamínicos, ansiolíticos, antipsicóticos y antidepresivos.

 

  1. Pseudohalitosis, el paciente percibe mal olor en su aliento que los demás no detectan y no se puede objetivar con pruebas diagnósticas. Puede afectar hasta al 25% de los pacientes que refieren halitosis.
  2. Halitofobia, se describe como una condición psicológica en la que algunas personas están convencidas de tener mal aliento y no es así, tienen comportamientos obsesivos con la higiene oral y el uso de enjuagues.

Además………

Los CSV pueden afectar a la respuesta inflamatoria y favorecer la destrucción de tejidos.

Que podemos hacer…….

A nivel de prevención, cuando es una halitosis de origen oral, es fundamental que los pacientes realicen diariamente las medidas de higiene oral adecuadas: cepillado de dientes al menos dos veces al día durante un mínimo de dos minutos cada vez y con una personalización de la técnica adecuada para cada paciente, higiene interdental (con seda y/o cepillos interproximales) y fundamental la higiene lingual, pudiendo utilizar para ello los raspadores linguales ya que son elementos auxiliares especialmente diseñados para la higiene de la misma.

Los dos tercios posteriores de la lengua es la zona donde se produce mayor acumulación de restos epiteliales, restos de alimentos, bacterias…. formándose una capa blanquecina (llamada saburra) siendo un entorno muy favorable para producir CSV, por lo que su higiene diaria es imprescindible para el control de la halitosis, debemos adiestrar y motivar a nuestros pacientes en su cepillado diario.

La presencia de condiciones como lengua fisurada, lengua geográfica, lengua pilosa o glositis romboidal media dificultan la higiene lingual, condiciones que debemos tener en cuenta para eliminar correctamente las bacterias, restos de alimentos y los restos epiteliales.

La anamnesis es una herramienta imprescindible y fundamental siendo fuente de información para conocer a nuestros pacientes y de ese modo poder ayudarles.

  • Podemos hacer una valoración de la saliva (cantidad y calidad) ya que sabemos que el flujo salival es importante para la eliminación de las bacterias y sus sustratos.
  • Podemos recomendar en cambio de hábitos que sabemos producen halitosis transitorias como son el consumo de alcohol y tabaco.
  • Informar a nuestros pacientes que existen situaciones donde los cambios hormonales (embarazo, adolescencia, menstruación..) favorecen la aparición de halitosis transitorias.
  • Existen dispositivos que evalúan los CSV, y pueden ser de utilidad para objetivar la presencia de halitosis.
  • Identificar factores modificadores: la respiración oral, tiempos de ayuno prolongados, dietas ricas en proteínas, beber poco agua, dietas ricas en alimentos odoríferos (ajo, cebolla….).
  • Existen en el mercado diferentes soluciones, en formato colutorio y spray, con formulaciones que ayudan al control de la halitosis, podemos recomendárselas a nuestros pacientes como elementos de apoyo.

 

Bibliografía

  • https://www.fisterra.com/guias-clinicas/halitosis/
  • https://www.actaodontologica.com/ediciones/2006/2/halitosis.asp
  • Akaji EA, Folaranmi N, Ashiwaju O. Halitosis: a review of the literature on its prevalence, impact and control. Oral Health Prev Dent. 2014;12(4):297-304. PubMed PMID: 25525639

Leonor Martín-Pero Muñoz

Higienista dental

Col.280130

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *