by

COVID-19 EN LA CONSULTA DENTAL.

Los entornos de atención dental puede conllevan el riesgo de infección 2019-nCoV debido a la especificidad de sus procedimientos, que implica la comunicación cara a cara con los pacientes y la exposición frecuente a saliva, sangre y otros fluidos corporales, y el manejo de instrumentos afilados. Pero con las debidas medidas de protección y protocolos de desinfección podemos trabajar en un entorno seguro, tanto para el paciente como para el profesional.

Es importante saber que los microorganismos patógenos pueden transmitirse en entornos dentales a través de: contacto directo con sangre, fluidos orales u otros materiales del paciente, contacto con la mucosa conjuntival, nasal u oral,  con las gotitas y aerosoles que contienen microorganismos generados por un individuo infectado y propulsados a corta distancia al toser y hablar sin una máscara , y el contacto indirecto con instrumentos contaminados y / o superficies ambientales .

 

Las medidas más eficaces para evitar la propagación del virus son el lavado de manos y la desinfección de las superficies.

Debido a los aerosoles que se producen en los tratamientos dentales, es recomendable el uso de equipos de protección personal: máscaras faciales, guantes, batas. En cuanto a las mascarillas las más recomendables para evitar el traspaso de gotitas son las   N-95 perfectamente homologadas o mascarillas FPP2, FPP3.

  

En el apartado de mascarillas es importante distinguir entre:

1.- Mascarillas quirúrgicas:

  • Se trata de evitar que quien las lleva pueda transmitir agentes infecciosos. Están diseñadas de dentro hacia fuera.
  • Para evitar contacto con posibles salpicaduras de sangre u otros fluidos.

2.- Mascarillas de protección:

Protege a quien las lleva de inhalar agentes contaminantes ambientales: agentes patógenos, agentes químicos, etc. Protegen del exterior hacia el interior.

  1. Mascarillas autofiltrantes para partículas o aerosoles: la norma europea EN149, establece 3 niveles de protección en función de la eficacia de filtración.
CLASIFICACIÓN % EFICACIA FILTRACIÓN MÍNIMA % FUGA HACIA EL INTERIOR MÁXIMA
FFP1 78 22
FFP2 92 8
FFP3 98 2

 

La OMS recomienda el uso de mascarillas con un nivel de filtrado de al menos FFP2 (o N95, según la normativa norteamericana) para procedimientos de aislamiento o con posible generación de aerosoles infecciosos (tuberculosis, sarampión, varicela, SRAS…).

Sus respiradores tienen una eficiencia de filtración de al menos el 95 % para partículas de 0,3 micras de diámetro, por lo que serían eficaces frente al nuevo coronavirus, que “se transmite principalmente por las gotas respiratorias de más de 5 micras”, según el Ministerio de Sanidad.

Pueden tener o no válvula de exhalación para reducir la humedad dentro de la mascarilla. Las mascarillas con válvula no deben utilizarse en ambientes estériles.

Las mascarillas autofiltrantes deberán ser desechadas tras su utilización sino es posible mantenerlas en buenas condiciones higiénicas para su reutilización.

 

2. Mascaras para gases y vapores. No son necesarias para el entorno en el que los profesionales de la odontología trabajan.

Consejos para poner y quitar mascarilla.

  • Antes de ponerse una mascarilla, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Cúbrase la boca y la nariz con la mascarilla y asegúrese de que no haya espacios entre su cara y la máscara.
  • Evite tocar la mascarilla mientras la usa; si lo hace, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Cámbiese de mascarilla tan pronto como esté húmeda y no reutilice las mascarillas de un solo uso.
  • Para quitarse la mascarilla: quítesela por detrás (no toque la parte delantera de la mascarilla); deséchela inmediatamente en un recipiente cerrado; y lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

 

La recomendación en pacientes convalecientes con SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave), es no hacer ningún tratamiento dental, hasta pasado 1 mes. Todavía no se sabe si hay que hacer la misma recomendación con EL COVID-19.

En general, se cree que un enjuague bucal antimicrobiano preoperatorio reduce el número de microbios orales. Sin embargo, según las instrucciones de la Guía para el diagnóstico y el tratamiento de la nueva neumonía por coronavirus (la quinta edición) publicada por la Comisión Nacional de Salud de la República Popular de China, la clorhexidina, que se usa comúnmente como enjuague bucal en la práctica dental, puede no ser efectiva matar 2019-nCoV. Dado que 2019-nCoV es vulnerable a la oxidación, se recomienda el enjuague bucal preprocedimiento que contiene agentes oxidantes como peróxido de hidrógeno al 1% o povidona al 0.2%, con el fin de reducir la carga salival de los microbios orales, incluido el posible transporte de 2019-nCoV.

Bibliografía

https://doi.org/10.1177%2F0022034520914246

https://dx.doi.org/10.1038%2Fs41368-020-0075-9

https://www.riojasalud.es/rrhh-files/rrhh/proteccion-respiratoria-rev-3175.pdf

https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/when-and-how-to-use-masks

Cristina Navarro

Higienista Dental

Col.280004

2 comentarios


  1. // Responder

    Buenas tardes.
    Muchas gracias Cristina.
    Solo es un comentario,a añadir sobre los colutorios con peróxido de hidrógeno y povidona recomendados,por si fuera de interes.
    Ayer estuve escuchando una ponencia referente al coronavirus en relación a la cavidad bucal.Se comentó,a parte de la higiene dental básica(cepillado al menos dos veces al dia,cepillos interproximales,..),que el enjuague con cloruro de cetilpiridinio(CPC)a concentraciones de 0,05%-0,1%, 2 veces al dia/ 30 seg.(también recomendado éste antes de ser visto por el dentista o personal del equipo), tiene efecto preventivo en la infección por virus con envuelta lipídica (el caso de COVI).El CPC puede disminuir la carga viral en boca y ayudaría a prevenir el contagio inmediato de una persona que tiene el virus hacia otra.El CPC altera la membrana lipídica del virus mediante interacciones físico-químicas provocando su ruptura y su inactivación.


  2. // Responder

    Gracias por esta recopilación.

    Son muy útiles para atender los casos de emergencia que se presentan en el día a día, y que con pandemia o sin ella, el Odontólogo debe atender.

    Pero cuidando de su propia seguridad así como la del pacientes

    Saludos desde Caracas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *