by

¿QUE INCLUYE UN PROTOCOLO Y CUAL ES SU COMETIDO?

Toda empresa bien gestionada y en nuestro caso, toda clínica dental debe tener un protocolo por escrito en el que se recoja, la historia del centro, los valores, la misión, que es lo que le diferencia de otras clínicas, las normas generales de la empresa, que puestos hay y cuáles son las funciones de cada puesto. Además, un protocolo bien realizado en una clínica dental debe recoger todo el proceso desde que un paciente contacta con la clínica hasta que después de ser atendido sale por la puerta.

Es necesario desmenuzar y describir con detalle todos los procedimientos para que cada miembro del equipo sepa desempeñar su puesto con seguridad y compromiso.

Lo que pretende la dirección o el/la responsable de equipo con el protocolo es formar a los/las subordinados/as para desempeñar sus puestos con las directrices de la empresa y al mismo tiempo, generar un documento de consulta al que se pueda recurrir en caso de duda. Por otro lado, también es una manera de conocer el resto de puestos de la empresa y las funciones de nuestros compañeros y compañeras.

De esta manera todos/as sabremos cual es nuestro papel en la clínica, podremos sustituir puntualmente a algún compañero/a ausente o saber a quién tenemos que derivar posibles cuestiones que no nos correspondan.

 

Yo, Natalia de Castro, en mi experiencia como higienista dental y coordinadora clínica, he ido creando protocolos clínicos que no sólo me han ayudado a ejercer mi trabajo con seguridad y soltura, sino que con el paso de los años me han permitido formar a otras/os compañeras/os y posteriormente a crear esta comisión de trabajo, junto con mi compañera Inma, responsable de la parte de RRSS. Desde aquí, quiero ayudaros con algunas directrices o recomendaciones que a mí me han funcionado y os animo a que vayáis creando vuestros propios protocolos adaptados a vuestra clínica dental, o en el caso de que ya los tengáis a darles una vuelta, al menos una vez al año, porque siempre se pueden mejorar y actualizar.

 

Por su pronta necesidad y adaptándome a la poca información que tenemos debo comenzar con una opción de protocolo clínico frente a la COVID-19.

 

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN DURANTE LA PANDEMIA POR CORONAVIRUS SARS-CoV-2, CAUSANTE DE LA ENFERMEDAD COVID-19:

En primer lugar, quiero tratar esto desde la humildad, pues aún carecemos de mucha investigación y de certeza científica, pero con lo poco que tenemos ya podemos generar algunas pautas que nos pueden ayudar y como he dicho antes, en un tiempo mejorar.

Durante la desescalada, debemos someternos a las directrices generales que nos vaya pautando la normativa de nuestro país y comunidad a la que pertenecemos. Esperemos ir adquiriendo las capacidades necesarias para promover y normalizar la prevención de la COVID-19 en lo que respecta al distanciamiento físico, la higiene de las manos, las precauciones al toser y estornudar, el control de la temperatura y la vigilancia del cumplimiento de esas medidas.

La COVID-19 se transmite principalmente a través de las gotas que se generan durante la respiración o del contacto con superficies contaminadas. Las situaciones de exposición relacionadas con el trabajo pueden producirse en cualquier momento en el lugar de trabajo.

El riesgo de exposición a la COVID-19 por causas relacionadas con el trabajo depende de la probabilidad de que se produzca un contacto estrecho (menos de un metro de distancia) o frecuente con personas que puedan estar infectadas por esta enfermedad, así como con superficies y objetos contaminados.

La OMS recomienda una evaluación del riesgo que tenemos en nuestra vida laboral y dependiendo de cuál sea esta, indica diferentes medidas de protección.

Clasificación de riesgo laboral según la OMS:

  1. Riesgo de Exposición bajo: Trabajadores que no requieren un contacto estrecho o frecuente con el público en general o con otros compañeros que se sabe o se sospecha que están infectados por el virus de la COVID-19.
  2. Riesgo de exposición medio: trabajos o tareas relacionadas con el trabajo que requieren un contacto estrecho o frecuente con el público en general o con otros compañeros de trabajo, pero que no requieren contacto con personas de las que se sabe o se sospecha que están infectadas por el virus de la COVID-19.
  3. Riesgo de exposición alto: trabajos o tareas relacionadas con el trabajo que probablemente requieran un contacto estrecho con personas de las que se sabe o se sospecha que están infectadas por el virus de la COVID-19, así como con objetos y superficies posiblemente contaminadas por este.

En mi opinión, debe existir dos protocolos de actuación y bioseguridad para la atención odontológica dentro de una clínica dental privada. Uno de acceso exclusivo al personal del centro y otro para los pacientes.

 

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA PERSONAL SANITARIO Y DE ADMINISTRACIÓN DE UNA CLÍNICA DENTAL.

Sería recomendable tomarnos la temperatura diariamente al llegar a la consulta, evitando permanecer en ella si algún día superamos los 37,4ºC. Acudir con el pelo recogido, sin joyas y con la mascarilla higiénica o quirúrgica puesta. Debemos preparar las zonas comunes, como vestuario, comedor, sala de juntas y aseo.

 

Planificar las entradas y salidas de jornada de forma escalonada y así mismo los horarios de comida para no coincidir en espacios reducidos salvo que en estos se pueda mantener la distancia de seguridad, nos puede ayudar poner marcas en el suelo para recordarlo.

 

Debemos tener calculados los tiempos de tratamiento para organizar las agendas intentando no hacer coincidir a los pacientes y cerrando bloques en la agenda de 20 minutos entre paciente y paciente para la correcta desinfección de gabinete, retirada y puesta de nuevos EPIS.

Toda la documentación para el paciente, como pueden ser, presupuestos, instrucciones para tratamiento, consentimientos o facturas es recomendable enviarlas por email para evitar el contacto. Con esta medida también, ahorraremos papel, reduciremos costes y cuidaremos el medio ambiente.

 

Se puede poner barrera de plexiglás en la recepción, señalizar los espacios de seguridad con marcas en el suelo. Si se tiene secador de manos con aire, sustituirlo por papel. No dejar los mandos de TV al alcance de los pacientes. Si se le presta Tablet o cualquier otro dispositivo envolverlo con film e indicar al paciente el lugar donde debe dejarlo tras su uso, para poder posteriormente retirar el protector y desinfectarlo.

Acostumbrarnos, si no lo estamos ya, al lavado frecuente de manos con agua y jabón.

Vestirnos con las máximas barreras de protección. Sabemos que no todas las clínicas tienen los mismos recursos, pero hay un mínimo que la dirección del centro debe proporcionar a todos sus empleados. Y lo ideal es que las empresas sanitarias se responsabilizasen de higienizar los uniformes en las clínicas, de no ser así, debemos utilizar agua muy caliente en su lavado para eliminar virus y bacterias.

 

EPIS:

Si algo saco positivo de este virus y de su repercusión en las clínicas odontológicas es que por fin los/as higienistas, los/as auxiliares y los/as odontólogos/as, vamos a disponer de los EPIS que ya deberíamos estar utilizando todos/as por ser sanitarios/as expuestos/as al contagio de muchas enfermedades.

  • Dentro de las medidas de protección, como todos/as sabemos están las mascarillas. Las mascarillas quirúrgicas son las indicadas para llevar por la calle durante la pandemia y para el personal de clínica que pueda mantener dos metros de distancia entre él y cualquier otra persona, sea compañero o paciente y que además trabaje fuera del gabinete dental.

Por el contrario, el personal que tenga acceso el interior del gabinete debe llevar mascarilla FFP2 como indica la norma de la Unión Europea que señala que los profesionales sanitarios deberán llevarlas si trabajan en lugares donde se efectúen procedimientos que generen aerosoles, como es el caso de las clínicas dentales. (para más información véase bibliografía 2)

La mascarilla FFP2, siempre que no esté manchada y no tenga roturas se puede esterilizar hasta un máximo de 4 veces. Yo recomiendo, cuando trabajamos en boca, colocar una mascarilla quirúrgica encima de la mascarilla FFP2 para evitar salpicaduras y así poder esterilizarla después. En cambio, las mascarillas quirúrgicas no son esterilizables. Estas, se deben renovar siempre entre paciente y paciente e incluso antes si están húmedas, se ha producido salpicadura visible o en aquellos tratamientos superiores a 2h de duración. Recordad ajustar la mascarilla a la nariz y por debajo del mentón.

  • Como ya estamos acostumbradas, utilizaremos guantes desechables que por supuesto cambiaremos entre paciente y paciente. Recomiendo doble guante, el externo debe quedar por encima de la bata desechable. Una vez terminado el tratamiento al paciente retirar los guantes externos y trasladar el instrumental contaminado al área de desinfección y esterilización. Comprobar que los guantes que tenemos en consulta sirven contra virus, algunos sólo sirven contra bacterias. Recordad que los guantes no sustituyen el lavado de manos por lo que cuando nos los quitemos debemos lavarnos con agua y jabón.
  • Gafas o pantallas. Las dos son seguras, a mí me resulta más cómoda la pantalla. Se deben desinfectar con alcohol o lejía entre paciente y paciente.
  • En el interior del gabinete, encima del uniforme nos pondremos batas, gorro y calzas. Lo renovaremos entre paciente y paciente.
  • Cuando realicemos la desinfección habitual entre paciente y paciente, en aquellos casos donde se haya utilizado la aspiración, es recomendable pasar liquido desinfectante, o en su defecto, agua, durante 3 minutos por la manguera. Se realizará la desinfección de superficies, suelo y equipo y nos cambiaremos los EPIS. Podemos colocar protectores desechables. En los tratamientos que sea viable, se evitará usar la escupidera. La OMS a fecha de mayo de 2020 no recomienda en general la aplicación de desinfectantes en las superficies mediante pulverización o nebulización, ya que no es un método eficaz para eliminar los contaminantes que quedan fuera de las zonas de pulverización directa y puede causar irritación de los ojos, las vías respiratorias y la piel, así como otros efectos tóxicos.
  • Una vez sentado el paciente en el gabinete, le pediremos que se enjuague con la solución o colutorio. Hay profesionales que están indicando clorhexidina al 0,12% con CPC y otros que indican peróxido de hidrógeno al 0,1%, no hay mucha evidencia aún por el poco conocimiento que tenemos del nuevo virus. Una vez enjuagada la boca, le pediremos que extienda sus manos, le pondremos gel hidroalcohólico y le indicaremos que intente no tocar nada durante el tratamiento.

Las clínicas que tengan posibilidad de utilizar un espacio más amplio para la desinfección y colocación de medidas de protección al paciente, previa a la entrada en el gabinete, pueden preparar el antiséptico bucal junto con el resto de medidas para que sea utilizado en esa área.

 

  • Recordad que es importante que el paciente se sienta cómodo, por tanto, aunque parezca muy exhaustivo, todos debemos tener presente que muchas veces, vale más la manera en que decimos las cosas, que lo que estamos diciendo. Por ello, no hay nada mejor que sonreír e indicar las medidas con educación y cariño.
  • A mí me encanta colocarle gafas al paciente durante todos los tratamientos, es muy buen momento para comenzar con este hábito si no lo hacíais en vuestras clínicas. No olvidar desinfectarlas también después de cada uso.
  • Es recomendable ir dejando el instrumental contaminado en bandejas desechables, evitando el contacto con cualquier otra superficie.
  • Trabajar en gabinete siempre con la puerta cerrada y no interrumpir las consultas.
  • Vestuario, comedor, sala de juntas o aseos. En las zonas comunes para el personal del centro debemos de seguir con las medidas de protección y distancia de seguridad durante la pandemia. Los empleados del centro deben disponer 10 minutos antes de la comida y otros 10 minutos antes de abandonar el puesto de trabajo para la higiene personal.
  • Recordad ventilar la clínica con la mayor frecuencia posible, sea esta natural o artificial, preferiblemente sin recirculación del aire.
  • Se desaconseja aspiradora para el suelo, lo ideal es una mopa impregnada con producto desinfectante.
  • Al finalizar la jornada el personal de limpieza debe higienizar toda la consulta utilizando hipoclorito de sodio (lejía) al 0,1% (1000pm) y para las zonas que puedan deteriorarse con este producto se puede utilizar alcohol al 70%.
  • Evitar la asignación de tareas de alto riesgo a trabajadores que tengan afecciones médicas previas, estén embarazadas o sean mayores de 60 años.
  • Las personas que hayan estado en estrecho contacto en el lugar de trabajo con casos de COVID-19 confirmados en laboratorio deben ser puestas en cuarentena durante 14 días a partir del momento en que mantuvieron el último contacto, de conformidad con las recomendaciones de la OMS.
  • Es recomendable realizar un simulacro del protocolo antes de empezar con ello y repasarlo cada vez que se incorpore un/a compañero/a, y de manera periódica para informar de las actualizaciones de la COVIT-19 y el riesgo que supone.

 

PROTOCOLO PARA PACIENTES:

  • Durante la pandemia es recomendable atender sólo a pacientes con cita y realizar un breve cuestionario previo a la llegada, para evitar tratar pacientes con síntomas o pacientes que hayan estado en contacto con otras personas que hayan dado positivo en la covit19, bien por análisis de PCR o por test de anticuerpos, en el caso de que estén padeciendo algún síntoma compatible con coronavirus, le pospondremos la cita 14 días.

Estas preguntas siempre serán las mismas y todo el personal con autoridad para generar una cita debe preguntarlas de la misma forma para que se entienda que es un protocolo.

 

  • En esa misma llamada o por email se le debe indicar las Instrucciones que deberá seguir cuando llegue al centro.

Las instrucciones irán acorde a la clínica y a las medidas que hemos tomado, alguna de las recomendaciones que podemos incluir son, que se debe llegar a la clínica puntual, sin acompañante, exceptuando los menores de edad o personas dependientes, con mascarilla puesta, con el pelo recogido, sin joyas y manteniendo la distancia de seguridad. Nos puede ayudar a recordárselo unas marcas en el suelo, separar las sillas de la sala de espera o explicar brevemente, que consideramos la clínica un espacio limpio de virus, y que por ello, hemos preparado un área de desinfección previa a la entrada en la consulta. Es preferible pago con contactless o transferencia para evitar manipular efectivo. Recordad higienizar el datáfono tras su uso.

  • Podemos colgar en la puerta las mismas instrucciones que le hemos mandado por email para que las recuerde antes de entrar.
  • El paciente, como le hemos indicado, debe llegar a la clínica con su mascarilla puesta, debemos estar esperándole, preparadas, para acompañarle a la zona de desinfección que debe estar lo más cerca posible de la puerta en entrada.
  • En la zona de desinfección, le indicaremos que se ponga las calzas sobre sus zapatos, que se lave las manos durante 40-60 segundos con agua y jabón. Es muy útil un cartel plastificado con las instrucciones de lavado de manos, colgado en esta área. Además, le indicaremos que se seque con papel, el cual debe tirar a la basura y después le pediremos que se aplique gel hidroalcohólico durante 20 segundos hasta su total absorción, finalmente le acompañaremos al lugar donde debe esperar a ser atendido o si es posible pasar directamente al gabinete.

  • Teniendo en cuenta que uno de nuestros deberes como profesionales de la salud es inculcar buenos hábitos en la sociedad, podemos aprovechar la visita del paciente a la consulta para facilitarle, antes de irse a casa, unas recomendaciones para que siga una vez entre en su hogar. Podemos sugerírselas verbalmente o enviárselas por email, al menos durante la pandemia.

 

Estas recomendaciones pueden ser tantas como consideremos, algunas de ellas pueden ser; que habiliten una zona para dejar los zapatos cerca de la entrada, que higienicen con alcohol las pertenencias que hayan utilizado fuera de casa, como las llaves, monederos, bolsos, etcétera, que se laven las manos como le hemos enseñado en la clínica, que guarden los cepillos de dientes, tras su uso, en el interior de algún mueble, colocados de manera vertical y separados de los cepillos de otros familiares, que no olviden cambiarlos cada 3 meses y desecharlos si han pasado un contagio, ya sea por este u otro virus. Que recuerden bajar la tapa del sanitario después de su uso, que lleven un botecito de gel hidroalcohólico en el bolso o en el coche para poder utilizar en caso de necesidad. Por último, que no olviden llevar su mascarilla siempre puesta para proteger a todos los que estén a su alrededor mientras nos digan que sea necesario.

 

Espero haberos dado alguna idea para generar vuestros propios protocolos y mejorar el servicio en vuestras clínicas. No dudéis en contactar con mi compañera Inma o conmigo si tenéis alguna pregunta.

 

 

Bibliografía:

  1. Organización Mundial de la Salud. Orientaciones provisionales abril 2020. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/331929/WHO-2019-nCoV-IPC_WASH-2020.3-spa.pdf
  2. Organización Mundial de la Salud. Orientaciones provisionales abril 2020.

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/331789/WHO-2019-nCoV-IPC_Masks-2020.3-spa.pdf

3. Organización Mundial de la Salud. Consideraciones relativas a las medidas de salud pública y sociales en el lugar de trabajo.

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332084/WHO-2019-nCoV-Adjusting_PH_measures-Workplaces-2020.1-spa.pdf

 

 

Natalia de Castro. Comisión de Digital de RRSS y Protocolos

Higienista dental. Col. 280794

nataliahigienista@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *